¿Qué sucede cuando los propietarios dejan su plan de aplazamiento de pagos?

Según el último informe de Black Knight, Inc., un respetado proveedor de datos y análisis para las compañías hipotecarias, 6.48 millones de hogares han entrado en un plan de aplazamiento de pagos como resultado de las preocupaciones financieras provocadas por la pandemia COVID-19. Aquí es donde están estos propietarios en este momento:

  • 2,543,000 (39 %) están al día con sus pagos y han dejado el programa.
  • 625,000 (9 %) han pagado el total de sus hipotecas.
  • 434,000 (7 %) han negociado un plan de pago y han dejado el programa.
  • 2,254,000 (35 %) han extendido su plan original de aplazamiento de pagos.
  • 512,000 (8 %) todavía están en su plan original de aplazamiento de pagos.
  • 116,000 (2 %) han dejado el programa y todavía están atrasados en los pagos.

Esto demuestra que de los casi 3.72 millones de propietarios de vivienda que han abandonado el programa, solo 116,000 (2 %) salió mientras todavía estaban atrasados en sus pagos. Todavía hay 2.77 millones de prestatarios en un plan de aplazamiento de pagos. Nadie sabe con certeza cuántos de ellos se convertirán en ejecuciones hipotecarias. Sin embargo, hay tres razones principales por las que la mayoría de los expertos creen que no habrá un Tsunami de ejecuciones hipotecarias como vimos durante el desplome del sector la vivienda hace más de una década:

  1. Casi el 30 % de los prestatarios en un plan de aplazamiento de pagos siguen vigentes en sus pagos hipotecarios.
  2. Es probable que los bancos no quieran repetir los errores de 2008-2012 cuando pusieron un gran número de ejecuciones hipotecarias en sus libros. Esta vez, muchos negociarán en su lugar un plan de modificación con el prestatario, lo que permitirá a los hogares mantener la propiedad de la casa.
  3. Con la plusvalía significativa que los propietarios de vivienda tienen hoy, muchos podrán vender en lugar de entrar en una ejecución hipotecaria.

¿Estarán llegando al mercado las ejecuciones hipotecarias? Si. Hay cientos de miles de ejecuciones hipotecarias en este país cada año. Las personas experimentan dificultades económicas, y en algunos casos, no pueden cumplir con sus obligaciones hipotecarias.

Este es el desglose de las ejecuciones hipotecarias nuevas de los últimos tres años, antes de la pandemia:

  • 2017: 314,220
  • 2018: 279,040
  • 2019: 277,520

Durante los tres primeros trimestres de 2020 (los últimos datos disponibles), solo había 114,789 ejecuciones hipotecarias nuevas. Si el 10 % de los que están actualmente en plan de aplazamiento de pagos entraran en ejecuciones hipotecarias, 275,000 ejecuciones hipotecarias se añadirían al mercado en 2021. Eso sería un año promedio como muestran los números anteriores.

¿Qué sucede si el número es superior al 10 %?

Si experimentáramos una tasa de ejecuciones hipotecarias más alta de las personas con un plan de aplazamiento de pagos, la mayoría de los expertos creen que el mercado actual de la vivienda absorberá fácilmente el exceso de inventario. Entramos en 2020 con 1,210,000 viviendas unifamiliares disponibles para la compra. En ese momento, eso era bajo y problemático. El mercado estaba experimentando una alta demanda de los compradores y necesitábamos más casas para satisfacer la demanda. Ahora estamos entrando en 2021 con 320,000 casas menos en venta, mientras que la demanda de los compradores sigue siendo extremadamente fuete. Esto significa que el mercado de la vivienda tiene la capacidad de absorber mucho inventario.

En conclusión,

Habrá más ejecuciones hipotecarias entrando al mercado a finales de este año, especialmente en comparación con las cifras récord bajas de 2020. Sin embargo, el mercado será capaz de manejar el aumento a medida que la demanda de los compradores sigue siendo fuerte.

Please follow and like us:

Leave a Reply